NUESTRA HISTORIA

FABRICACIÓN DE PRECISIÓN DESDE 1901

NUESTRA HISTORIA

Desde sus humildes comienzos, produciendo sus primeros productos en un taller oscuro y polvoriento en Brooklyn, Nueva York, y entregando a los clientes en bicicleta o a pie, Atlantic Service Company ha crecido hasta convertirse en el líder mundial. Ahora suministramos sierras de cinta, sierras de mano, hojas y cuchillos a carniceros y pescaderos de todo el mundo. 

  

Ofreciendo nuestros servicios en más de 50 países de los cinco continentes, la base en Reino Unido de Atlantic Service Company cuenta ahora con modernas e innovadoras instalaciones en Newport, Sur de Gales. La reciente inversión en líneas de producción de alta gama significa que los actuales titulares de la marca continúan proporcionando un servicio de clase mundial y unos productos de de los que sentirse orgullosos. 

Toda la excepcional calidad y servicio de hoy en día ha sido posible gracias a la visión e ideas de un hombre de una época muy diferente. Esta es nuestra historia....

La reciente inversión en nuestras instalaciones de producción y el compromiso continuo de mejorar todo lo que hacemos, demuestra nuestra dedicación a proporcionar a nuestros clientes y a nuestro personal el servicio, los productos y las instalaciones de los que pueden estar orgullosos. 

 

Empleamos a más de 60 personas y buscamos expandirnos a medida que crecemos, asegurando que Atlantic Service Company se mantenga a la vanguardia de nuestra industria.

- Huw James, Director Ejecutivo

 

ORÍGENES

La era de la invención y la revolución industrial puede haber comenzado y cobrado velocidad a principios del siglo XIX, pero el avance de las tecnologías y las ideas, compartidas cada vez más a nivel mundial, significó que las empresas de principios del siglo XX todavía podían reconfigurar su industria con la innovación de la ingeniería.

Y así sucedió con el estadounidense Daniel W. Martin cuando, en 1901, él y un asociado formaron la US National Saw Filers Association en Brooklyn, Nueva York. Hasta ese momento, las hojas de sierra de los carniceros eran dispositivos de una sola pieza y remachados permanentemente, lo que significa que los propios carniceros tendrían que dedicar un tiempo valioso a limar las hojas para garantizar su afilado.  

Martin introdujo una revolucionaria máquina limadora de hojas de sierra que cambió la práctica para siempre. Pero no era práctico imaginar que esta máquina fuera fabricada y montada en cada carnicería, por lo que era necesario que hubiera una forma de que las cuchillas pudieran volver a ser afiladas.  

Por lo tanto, el paso lógico y alternativo a tener una máquina en cada carnicería era reducir la necesidad de afilar in situ. Una montura de mano separada con cuchillas fácilmente desmontables y reemplazables garantizaría una nitidez y calidad más sostenible y eficaz, mejorando así la calidad y eliminando el desperdicio tanto de carne como de tiempo de espera. 

 

El marco de nuevo diseño acomodaba la cuchilla, ahora reemplazable, en un extremo mediante un gancho y conectada al otro extremo mediante un "ojo". Y así nació el Hook-Eye, un nombre que sigue resonando en todo el mundo como la verdadera marca de calidad, durabilidad e innovación. 

 

PRIMEROS AÑOS

El enfoque implacable de Martin en las necesidades del cliente - un valor que Atlantic Service Company todavía pone en su centro hoy en día - le hizo darse cuenta de que los carniceros no querrían pagar y mantener muchas de las cuchillas reemplazables, gastando el valioso dinero en efectivo y requiriendo la gestión de existencias para asegurarse de que no se agotaran. En su lugar, decidió arrendar las cuchillas y el equipo asociado en Brooklyn y sus alrededores y, más tarde, en el área más amplia de Nueva York. La idea fue un éxito instantáneo y se convirtió en el modelo estándar. 

Tras la Gran Guerra, durante la cual el negocio siguió creciendo, la empresa se dio cuenta de que tenía que reorganizarse y recapitalizarse para mantener su capacidad de atender eficazmente a su base de clientes, que ahora se había expandido hasta la costa este, y cambió su nombre por el de Atlantic Service Co. Inc. 

 

Esto significó su continuo enfoque en el cliente y reflejó en su nombre el océano que definió sus operaciones a lo largo de la costa este, desde las bases navales y pesqueras de Maine, Nueva Inglaterra, hasta el estado sureño de Florida.

old photo eight.jpg
 

INNOVACIÓN DE PRODUCTOS

Creada, como era, con una innovación de producto diseñada para ayudar a sus clientes, Atlantic Service Company tiene una orgullosa historia de ser la primera en comercializar con una serie de diseños de producto innovadores y, en algunos casos, revolucionarios. Esto ha permitido a la compañía diversificarse y expandirse continuamente, respondiendo a las necesidades de sus clientes en todo el mundo. Además, sus equipos de diseño e ingeniería siguen siendo fundamentales para la estrategia y los valores fundamentales de la empresa.

1922

Hoja de sierra de mano ondulada especial: Una cuchilla de corte más rápida, silenciosa y suave demostró ser aún más eficiente que la original Hook-Eye, que seguía siendo la principal herramienta de corte de la industria en ese momento.

1928

El Hook-Eye Eversharp Master Knife, patentado y fabricado para complementar la placa de proceso Hook-Eye dura.

1925

La placa cortadora Hook-Eye Eversharp Chopper Plate, que reduce los costes y mejora el rendimiento en todo el sector.

1925

En 1925 también se produjo la primera expansión de Atlantic Service Company fuera de los Estados Unidos, con la creación de una sociedad anónima del mismo nombre en Toronto, para atender los mercados canadienses.

1928

La picadora de cubiertos Hook-Eye fue casi un retroceso a la idea original de una máquina para automatizar el afilado de las cuchillas sin necesidad de que el carnicero limara individualmente sus propias cuchillas. La diferencia en este revolucionario producto fue su tamaño y practicidad, siendo suficientemente reducido en dimensiones, peso y precio como para permitir a los carniceros verlo como un accesorio natural para sus operaciones.

 
shutterstock_58851097.jpg

ADAPTACIÓN DE LA INDUSTRIA

Después de la Segunda Guerra Mundial, mucho había cambiado en el panorama económico y la reducción del comercio también lo hizo. Con su velocidad enormemente mejorada, la sierra mecánica se había convertido en el dispositivo y método dominante para cortar carne. Sin embargo, también requería mucho más cuidado y atención que las cuchillas tradicionales.  

 

Los programas de reparación y mantenimiento significaban que las necesidades de servicio se habían duplicado y se requería inversión para permitir el reacondicionamiento de estas sierras eléctricas en un volumen suficiente para satisfacer la demanda.

 

A medida que los medios de transporte más rápidos se hicieron más frecuentes, a finales de los años cincuenta y sesenta se produjo una mayor expansión. Un equipo de Chicago estaba ahora ofreciendo servicios al Medio Oeste, mientras que fue abierta en Nueva Jersey una planta adicional para servir específicamente al cada vez más dominante comercio de supermercados, que estaban usando más productos de acero inoxidable y accesorios, utensilios y equipos de plástico.

 

CRUZANDO EL ATLÁNTICO

El primer desplazamiento al extranjero se produjo con un servicio a las islas del Caribe por medio de Puerto Rico y las Islas Vírgenes, antes de que se produjera el gran traslado a través del Atlántico hacia los lucrativos mercados europeos. 

 

La primera planta europea estaba situada en las afueras de Londres, creada para dar servicio tanto al Reino Unido como a Europa continental. 

 

Desde esta base en el Reino Unido - ahora en el sur de Gales - Atlantic Service Company sirve a clientes en los cinco continentes, con Asia y Sudamérica añadidas a sus países de origen en Norteamérica y Europa.

 

A lo largo del siglo XX, el crecimiento y las demandas constantes hacen que hoy en día Atlantic Service Company parezca una organización muy diferente a la que se fundó al final de la era victoriana. Sin embargo, su compromiso inquebrantable con el servicio al cliente, la satisfacción de las demandas de los clientes y un producto de alta calidad siguen siendo impecables. 

 

 

La gama principal permanece intacta y los productos actuales son simplemente versiones modernizadas y mejoradas de los que se crearon hace muchas décadas, con una concentración en sierras de cinta, sierras de mano y bastidores, rectificadoras de cubiertos, platos, picadoras de carne y cuchillos. A estos productos se añaden otros de otros fabricantes, cuidadosamente seleccionados para garantizar que la calidad esté en primer plano, para ofrecer a los clientes una solución para todas sus necesidades y para garantizar su continua satisfacción.

 

Esta dedicación a los principios fundamentales garantiza que Atlantic Service Company se mantenga a la vanguardia de la industria que ha formado y dirigido continuamente durante más de 100 años.  

 

LEGADO GALÉS

Desde 1980, la sede británica de Atlantic Service Company se encuentra en el corazón de los valles galeses, cerca de las pintorescas Brecon Beacons y de las minas de carbón y escoriales de los antiguos pueblos mineros del sur de Gales. 

Creemos que esto nos da una gran ventaja en nuestro reclutamiento. La dura y laboriosa actitud minera es prevalente y evidente en nuestra fuerza de trabajo, al igual que el extraordinario sentimiento de compañerismo. Además, la dependencia de la economía galesa moderna en la industria siderúrgica proporciona una gran selección de ingenieros y fabricantes cualificados que nos ayudan a mejorar continuamente nuestros procesos operativos, lo que beneficia directamente a usted, nuestro cliente. 

 

Gales es un país orgulloso y tradicional con una gran herencia e historia, y nos encanta estar construyendo nuestra pequeña parte en ella.

 

Construida inicialmente por 1,5 millones de libras esterlinas y con una superficie de más de 7500 m2, nuestra planta demuestra el compromiso de Atlantic Service Company con la zona y nuestro éxito justifica todo el tiempo y el dinero invertido.

INVERSIÓN Y EXPANSIÓN GLOBAL

La filosofía de la empresa de estar a la vanguardia de la industria fue el núcleo de la decisión de abrir la nueva unidad de fabricación en el sur de Gales. 

Originalmente, la planta se fundó principalmente como un negocio de alquiler que operaba en el Reino Unido y daba servicio a los miles de carniceros, mayoristas y supermercados locales con cuchillas para uso diario. En retrospectiva al apogeo de Nueva York, se trajeron sierras y hojas para su limpieza y reafilado, habiendo sido cortadas originalmente en una punzonadora, una bobina a la vez. 

Después, en 1993, una gran inversión en una nueva rectificadora Normac ofreció una vez más a Atlantic Service Company la oportunidad de asumir nuevos retos. Este equipo nos permitió pulir y producir múltiples bobinas a la vez. El producto se convirtió en un tipo de producto más consumible y de movimiento más rápido y, en nueve meses, la mayor parte de la producción de la fábrica se centró en esta área, lo que ofreció a los clientes una mayor eficiencia y disponibilidad. 

Siguieron otras inversiones, con la compra de las máquinas de fraguado Alo y el equipo complementario de tratamiento térmico. La transición de Atlantic Service Company de la vieja tecnología a la nueva continuó durante la década de 1990. 

 

Lo más importante es que el sitio en el que estábamos trabajando fue comprado al Gobierno de Gales, lo que permitió a la empresa revolucionar aún más su sede. En ese momento había 45 máquinas afiladoras para sierras de mano y 22 piezas más de kit para hojas de sierra de cinta. Pero el enfoque del negocio estaba cambiando con la capacidad de producir bobinas en masa, y habiéndonos establecido como el claro líder del mercado en el Reino Unido, se necesitaba un nuevo enfoque.

 

EL NUEVO MILENIO Y LAS NUEVAS FRONTERAS

El primer gerente de exportación de Atlantic Service Company (Reino Unido) fue nombrado en 2001.  

Inicialmente con el objetivo de crecer en toda Europa Central, pronto nos trasladamos a Europa del Este, luego a África, Extremo Oriente Asiático y ahora somos los principales protagonistas en China, donde la calidad superior de nuestros productos es de gran importancia. Se creó un espacio extra para el almacenamiento en bloque y para mantener el stock de artículos clave para los clientes. 

La presencia de expositores habituales de la IFFA (Feria internacional de la Industria Cárnica) a lo largo de las dos últimas décadas ha supuesto la captación de nuevos contratos en Centroamérica y Asia. La inversión continua en proyectos de investigación básicos en África y Asia, apoyados por el Gobierno de Gales, ayuda a promover y hacer crecer a Atlantic Service Company en esas regiones. 

En los últimos años se ha producido una nueva evolución. En 2017, para hacer frente a la demanda adicional procedente de China y del Lejano Oriente en particular, se invirtió otro millón y medio de dólares en una nueva línea de producción, utilizando la tecnología más avanzada. Se realizó una actualización completa en toda la planta de producción de la fábrica y se renovaron las instalaciones para unir al equipo. 

 

Ahora operando con 60 personas y buscando expandirse aún más para mejorar la productividad y el servicio, Atlantic Service Company está demostrando ser todo lo que usted desearía de una empresa en la que puede confiar, tanto bien establecida como progresista, al tiempo que se esfuerza continuamente por proporcionar valor a sus clientes.

 

HABLA CON NUESTROS EXPERTOS